Reflexiones e Historias

12/10/2015

Defecto Humano: El Miedo



Muchas han sido las veces que no nos hemos atrevido a hablar con el chico o la chica que nos gusta, por temor a que nos dé una respuesta negativa y que por culpa de eso, la amistad que tienes con esa persona desaparezca al instante como lágrimas en la lluvia.



Amar a esa persona en silencio y que no se dé cuenta, que al pensar en el o en ella porque no esta contigo, tienes un lloro cálido pero a la vez seco, ya que no quieres que se dé cuenta  de que estas triste. El miedo se alimenta de nosotros, pero en realidad es tan solo un espejismo en un solitario desierto creado por nuestro cerebro, es solo un estado tanto imaginativo como real, porque no nos deja realizar las cosas que en realidad deseamos hacer, nos paraliza, no sabemos luchar contra él, es más poderoso que nosotros.

No responder a una pregunta aun sabiendo la respuesta correcta por vergüenza a que te digan que estas equivocado, cuando alguien habla de algún tema de la vida, te quedas callado, por no entrar en discusión aun conociendo más argumentos que esa persona al respecto.

Cuando nos controla, nos hace endebles para luchar contra la adversidad. El miedo no se puede eliminar, no se puede erradicar ya que emerge de nuestras debilidades, brota sobre las dificultades que creemos que no podemos combatir, debemos de convivir con él y dominarlo.

Hay dos tipos de miedo, el que te paraliza y te obliga a estarte quieto sin poder hacer nada al respecto aunque quieras, o el que te presiona hacer lo que nunca creías que harías, ese miedo de perder algo que no quieres dejar escapar. El miedo es un sentimiento y como tal es pasajero, pero no es una excusa para no poder actuar, para no poder alzarte y gritar, no sabemos luchar contra el, es una cosa que se aprende con los años y no es la escuela, pero tienes brazos, piernas, amigos y familia que cuando pierdas te ayudaran a levantarte de tu lucha.

Recuerda que la lucha contra el miedo nunca acaba, es una guerra única, ya que cada uno de nosotros combatimos contra nuestros propios miedos, nos tenemos que poner los guantes nosotros mismos, nadie te puede ayudar, tan solo pueden darte consejos pero ellos no lucharan por ti, ya que esta es una lucha contra ti mismo, tú decides si quieres golpear o  ser golpeado.

“El miedo no está valorado como se merece, ya que es el único sentimiento que nos hace ver la realidad” – Dr Mind