Reflexiones e Historias

12/21/2015

El despertar soñado - Parte I

Vivir enamorado de la misma persona desde los siete años, sin poder decírselo por miedo a que me diga que no, por miedo a que no sienta lo mismo y al decírselo, nuestra relación desapareciera, he visto muchas películas sobre mi tema y al final el chico tímido siempre consigue a la chica, pero vivo en la realidad y sé que no es tan fácil, Hollywood hace películas sobre la vida pero no se asemeja a la verdad



Enma, Enma Wood, así se llama mi amor platónico, pelo castaño, ojos verdes, estatura mediana y una hermosa sonrisa que me deslumbraba.

Mis vecinos de enfrente pusieron a la venta su casa, querían mudarse al pueblo para descansar, eran personas mayores, personas esplendidas, han sido como mis segundos abuelos, a la semana siguiente un coche aparco enfrente de la casa, era la nueva familia, el padre bajo primero, después la madre y luego bajo Enma, como si en cámara lenta se tratase, quede embriagado ante tanta belleza. teníamos casi la misma edad, yo tenia once y ella diez, por cierto, casi se me olvidaba, me llamo Erik, encantado, bueno prosigamos la historia.

Una vez cerró la puerta del coche, enma me saludo y yo al ver que lo hacia, también le salude, su padre le dijo que entrara a casa y ella obedeció, se fue corriendo hacia su padre, salto encima suya y la cogió, los dos comenzaron a reírse, el padre cerro la puerta de la casa mientras tenia agarrada a enma en brazos, y yo mientras, me quede saludando solo, mire hacia los lados por si alguien me había visto, y menos mal que todos estaban comiendo, no había nadie en la calle, pero si estaba mi madre en la ventana observando todo lo que había ocurrido, yo no lo sabia hasta que años mas tarde me lo dijo.

Yo no tenia amigas, era una persona muy reservada, demasiado tímido, no podía hablar con las mujeres, no se porque razón, cada vez que me preguntaba algo alguna chica, mis labios se sellaban, me ponía nervioso, al responder mi voz temblaba, solo me pasaba con la chicas pero no con los chicos, al final pensé que era gay, tenia mas facilidad de entablar conversación y amistad con el genero masculino que con el femenino.

Estaba jugando con mis amigos a baloncesto en el parque principal del pueblo, mi equipo estaba ganando, Julian me paso el balón, si encestaba ganábamos seguro, cuando estaba apunto de lanzar, Enma apareció, estaba paseando con sus padres y su perro delante de mi, tan solo nos separaba la vaya de metal, mi mente solo tenia una idea, mis ojos un claro objetivo, los dos se pusieron de acuerdo en que lo mas importante que tenia que hacer, era en la de ver y pensar en ella, creía que continuaba votando el balón, pero no era así, el equipo contrario me quito la pelota y encestaron ellos, y mientras yo zarandeaba la mano como si continuase botando la pelota, perdimos el partido, mis amigos me recriminaron pero luego empezamos otro partido y esta vez ganamos.

Mientras estaba yendo a casa estaba botando la pelota, en uno de los botes la pelota toca un desnivel del suelo y se desvió hacia la carretera,  fui a por ella para cogerla, cuando lo hice, un ruido se hacia cada vez mas fuerte, cada vez mas cercano, era un coche que estaba viniendo hacia a mi, me quede petrificado, todo paso muy rápido, un fuerte golpe me tiro al suelo, y el suelo beso mi cabeza, me desmaye durante unos pocos segundos, una voz me estaba llamando y rozando la cara, al recuperar un poco la conciencia, abrí los ojos lentamente y ahí estaba ella, me había salvado, no se si fue el momento de creer que estaba muerto, pero hable con ella, nos reímos juntos, intercambiamos nuestros teléfonos, y nos acompañamos mutuamente a nuestras casas,al despedirnos, nos miramos fijamente a los ojos, cada uno desde su puerta, con la llave puesta, no recuerdo como acabó la historia -mi cabeza estaba aturdida aun después del golpe-, si cerré yo primero la puerta o fue ella, como no consigo acordarme,aún seguimos todavía allí, mirándonos.